¿Cuál es el objetivo del estudiantado que cubre su rostro para manifestarse?

Por: Señales de Humo.

En el marco de una serie de manifestaciones de orden nacional y departamental, por las diversas condiciones que aún demandan como acción las vías de hecho campesinas, afros, indígenas, obreras, artísticas y estudiantiles; el pasado jueves, después de la movilización de estudiantes de la Universidad Nacional, el Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid y la Universidad de Antioquia, representantes de dos colectividades de esta última volvieron a cubrir sus rostros y se tomaron la calle Barranquilla como ha sido costumbre. Pero los agentes del ESMAD y las tanquetas nunca llegaron. 

Son varias las hipótesis que se esbozaron en los tumultos de estudiantes que, extrañados, contemplaron el panorama de jóvenes encapuchados asoleándose mientras el tráfico vehicular continuaba su rumbo por vías alternas:

  1. La acción represiva de la administración se ha enfocado en las manifestaciones que tienen lugar en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid, las cuales impactan las dinámicas de la carrera 48 más conocida como la avenida Las Vegas, que articula el exclusivo barrio El Poblado de Medellín y los municipios de Envigado y Sabaneta.

  1. La fuerza disponible para el departamento se encuentra reprimiendo las manifestaciones que están teniendo lugar en el Chocó, Buenaventura y Cauca, donde las comunidades están movilizadas.

  1. Asistimos al replanteamiento de las estrategias de represión estatal que pasan de la confrontación a centrarse en el espionaje, el acecho y a prácticas de inteligencia ya reconocidas, que buscan identificar el modus operandi y la identidad de los actores.

Especular sobre la proyección de un gobierno neoliberal, reaccionario, retrogrado y de talante fascista como el de Antioquia, se torna relativamente sencillo y repetitivo. Además del legitimado abuso de autoridad por parte de la Policía Nacional, que se ha estado conociendo en todo el país, basta pensar en las tareas que le competen al Primer Batallón de Fuerzas Especiales Urbanas con el cual el gobierno departamental busca dominar los territorios donde aún sus tentáculos no controlan plenamente el comercio y los reconocidos vínculos con todo tipo de tráfico.

No obstante, la pregunta más importante que surge es la planteada en el título de este artículo de opinión: ¿Cuál es el objetivo del estudiantado crítico en disposición de exponer hasta su integridad física, sea cual sea la causa que visibilice al momento de volcarse a las calles?

Debemos recordar que la confrontación de los movimientos sociales y la fuerza pública ha sido una causa de la negación y censura a que han sido sometidos los pueblos: la posibilidad de organizarse, la participación política, la protesta en sí; pero en principió el objetivo, creo, ha sido contribuir al reconocimiento de las causas más antiguas que originan el problema (Loquenovoyadecir-Subverso); acompañado de propuestas.

El estudiante que usa capucha, si bien se prepara para la protesta, está lejos de formarse para el homicidio, contrario a lo que compete a los agentes del ESMAD que, entre otros órganos de la fuerza pública cuya selección y preparación física así como su adoctrinamiento psicológico, se fundamentan en la reducción/control del enemigo. Entiéndase por reducción la autorización legal para dominar por la fuerza que incluso ha llegado al asesinato impune; y por enemigo, lo sabemos, a todo el que represente intereses contrarios a los de la élite explotadora del territorio y su población. Aunque cliché, sigue siendo verídico.

En su momento acciones contra infraestructuras de casinos, grandes almacenes de cadena o de multinacionales, han simbolizado la arremetida contra la representación del modelo explotador y dominante; otras expresiones se han dirigido a la población, sea a viva voz o por medio de los volantes o pintas en muros; y está el caso del bloqueo de las vías propuesto para alterar el cotidiano en la ciudad, el departamento o el país, donde trasgredir las dinámicas sociales, económicas y políticas ha sido medio para buscar el objetivo de visibilizar y dar a conocer las causas generalmente históricas. Estos mecanismos son clásicos, pero en este caso ¿Cuáles son las propuestas que se esbozan como respuesta a este panorama?

Una ciudad como Medellín que se ha formado en resistencia artística, debería procurar la continuidad de la avanzada en ese sentido aunando fuerzas con las herramientas de comunicación a nuestro alcance. Quizá hacer uso de equipos de sonido o básicamente megáfonos para proyectar música o información mientras se desarrollan las manifestaciones. Los planes tortuga, con las pertinentes medidas de seguridad, quizá permitan la subida a los buses para hacer uso de la oratoria o llevar la información a la comunidad que no hace parte la universidad. En una ciudad gris, pintarse de colores seguirá siendo la más alegre trasgresión.

Visitas: 3395